Como el Cambio Climático esta acabando con el pastoralismo en el Cuerno de Africa

 

IMG_1716.jpg

En Wuchale esperaban que este año fuera diferente pero era junio y las lluvias de abril no habían llegado.

Habíamos llegado por un camino de tierra que iba suavemente ganando altura junto a un cauce de un río seco. Durante el trayecto personas y rebaños caminaban en busca de agua. Los pozos en donde hasta ahora se abastecían se estaban agotando. Había terrazas y otras pequeñas obras de contención e irrigación en laderas por todas partes. No había más suelo que aprovechar.

Cerca de Wuchale, en Laga-Hoda hay un portal en un barranco con pinturas pastoriles de hace al menos siete mil años. Hay toros, hay rebaños, hay pastores pintados en rojo y en negro en las paredes. Cuando el neolítico empezaba ya estaban estas tierras habitadas. Ahora el suelo de estos pueblos agropastoriles (siembran sorgo) esta seco, las acequias vacías y los rebaños esquilmados. Un territorio poblado durante miles de años se estaba haciendo inhabitable en apenas unas décadas.

L1222144.jpg

Wuchale es una de las woredas de un territorio donde las tierras altas va dejando paso a las tierras bajas del este de Etiopía. Estas zonas bajas son las más afectadas por el cambio climático en el ecosistema del Cuerno de Africa. (1) Wuchale está apenas a 30 Kilómetros de Dire Dawa aunque necesitamos una hora para llegar. Era miercoles y las autoridades de la woreda donde viven 30 mil personas estaban distribuyendo comida.

Abdy Mustafa es un jóven alto, cara afilada y bigote y piel no muy oscura. El es de la zona pero trabaja en el gobierno en Dire Dawa. Una ciudad con un estatus administrativo especial debido al comercio que ha traído el ferrocarril de Addis Ababa a Yibuti. Su familia cultiva la tierra y se ayuda con una pequeña tienda en Hadhe Maya, una de las woredas. Mustafa tiene 27 años y contaba que la ayuda empezó hace veinte años. Se acuerda porque fue a la vez que inició la escuela. Al principio era intermitente dependiendo de la lluvia pero en los últimos años se ha convertido en permanente. “Los cultivos estan retrocediendo año tras año y se necesita mas comida”, decía.

Diversos estudios han mostrado que la situación es tan mala que en las actuales condiciones ecológicas solo el 61% de la población puede mantenerse por si misma en la zona. La mitad del ganado esta en peligro. La situación es crítica (2). “Hay años que llueve más y la ayuda se reduce dependiendo de la cosecha pero en los últmos dos o tres años apenas ha habido que cosechar”, decía Mustafa

En Wuchale, enfrente de las oficinas administrativas del gobierno mujeres cargaban en burros sacos con el logo de USAID la agencia de Estados Unidos de ayuda al desarrollo quien ha dado la comida. Los ataban con fuerza a los lomos. Latas de aceite las llevaban en las manos en su camino de regreso a sus comunidades.

Todas las famiias de la woreda son elegibles para recibir ayuda pero las que tienen hijos o hijas trabajando en Dire Dawa como es el caso de Mustafa deben pedir primero ayuda a estos antes de recibir la ayuda del gobierno.

Mustafa decía que agencias gubernamentales o ONGs locales o internacionales pueden donar comida, aunque el gobierno etíope es el mayor donante, pero siempre es distribuida por funcionarios locales. Las familias reciben mensualmente 15 kilos de grano por miembro familiar y cinco litros de aceite. Esta ayuda la vienen recibiendo entre cuatro y seis meses al año dependiendo de las lluvias. Este año las previsiones son malas y quiza necesiten ayuda durante más meses. Cada año que pasa en vez de mejorar la situación empeora

¿No hay otro destino para estas comunidades agropastoriles que convertirse en una especie de mendigos ecológicos?

L1222104.jpgL1222674.jpg

*********************

 

La vulnerabilidad de las comunidades aumentaba a medida que nos movíamos en direción a las tierras bajas. Una zona arida ó semiarida en donde no es facil la vida humana por sus duras condiciones ecológica. Fueron comunidades pastoriles quienes encontraron la manera de vivir en ellas. Estas comunidades organizadas en clanes pudieron mantenerse de sus rebaños moviendose con ellos en busca de pastos y pozos de agua. Cuando no podían abastecerse con su propia producción vendían ganado en el mercado para dotarse de granos. Ahora esta forma de vida esta colapsando por la sequía.

La peor sequía que se recuerda entre los mayores de 60 años fue la del 2011-12. 13.4 millones de personas desde el norte de Kenia a Afar, partes de Oromia y Somalia fueron afectadas. Se calcula que se perdió entre el 40-60% del ganado. El número de familias incapaces de alimentarse por ellas mismas se disparó; empezaron a depender de la comida que siete años después siguen recibiendo o a abandonar la vida pastoril refugiandose en un campo de desplazados o emigrando. La sequía los convirtió en uno de los primeros emigrantes climáticos del cambio climático.

En Afar 485.000 personas reciben alguna ayuda alimenticia, aproximadamente el 50% de la población. En Somalia el porcentaje es incluso mayor. No se si exajeraba, pero “prácticamente todos los pastoriles reciben ayuda” me dijo un empleado del Programa Mundial de Alimentación (WFP por sus singlas en inglés). Estas comunidades pastoriles de las tierras bajas del este de Etíopia tienen los índices de pobreza mas altos en el país. La sequía se ha hecho semipermanente. Antes esta venía cada siete años como las plagas de Egipto, ahora lo hace cada dos o tres años. En el Cuerno de Africa los efectos perversos del cambio climático no son cosa del año 2050, ya han llegado. Una forma de vida que se sabe ha existido aqui durante cinco mil años esta extinguiéndose.(3)

El Progama Mundial de la Alimentación (WFP) tenía planeado aquellos días repartir comida en uno de sus puntos de distribución cerca de Jijiga, la capital de la Somalia-etíope. El año pasado las cosas no fueron tan mal pero este año una nueva ola de hambre se esta gestando en el Cuerno de Africa a causa de la sequía. Calculaban el número de personas amenazadas de estarvación en 5 millones, la mayoría somalíes.

 

L1222157.jpg

La Somalia-etíope es una de las provincias más extensas de Etiopía (280.000 kilómetros cuadrados ). Etiopía tiene 105 millones de habitantes de los cuales 12 millones son pastoralistas o agropastoralistas. En la Somalia-etíope el 70% de una población de 8 millones es pastoril. Tienen camellos, ovejas y cabras. El pastoralismo es una forma de vida, cultura incluída, que exitosamente ha sabido interrelacionar rebaños con gente y nicho ecológico. Casi siempre en zonas aridas o semiaridas pero tambien se encuentra en algunos enclaves semihumedos del sur del Cuerno de Africa como en Gambella, Benishangul-Gumuz o Sudán del Sur.(4)

El día anterior a nuestra visita cuatro personas habían muerto en la periferia de Jijiga a causa de las inundaciones provocadas por una flash tormenta. El cambio climático no solo estaba trayendo sequía. También impresionantes trombas de lluvia erraticas e inesperadas que arrasaban con rebaños, personas y hogares.

La comida que iban a entregar estaba depositada en montones en una esplanada junto a una pequeña mezquita a un lado de la carretera que desde Jijiga va a Hargeisa la capital de Somaliland. La antigua colonia inglesa somalí que actúa como un estado independiente de facto de Mogadiscio. Familias esperaban sentadas en el suelo. Venían una vez al mes desde sus comunidades a recoger la ayuda. Lo vienen haciendo desde hace ya más de un año cuando perdieron la mayor parte de su ganado por falta de pastos debido a la sequía. Uno de los viejos que había venido, la mayoría eran mujeres, decía que “desde hace tres años se vive un nuevo ciclo de sequía”. Se acordaba que hubo otro ciclo similar a finales de la década de los años setenta y principios de los ochentas pero luego se recuperó. Lo que era nuevo decía es “que ahora se repite más amenudo que antes”.

El imam de la mezquita iba llamando a las familias una a una con un megafono para que recogieran la comida. Sacos de arroz, frijol y trigo, según el tamaño de la familia, y bidones de plástico con aceite los subían a pequeños carros tirados por burros. Cuando estaban listos las mujeres firmaban con el indice el recibido en los libros de registro de las autoridades locales y marchaban de regreso a sus comunidades.

********************

Me encontré con Nazer en el restaurante del hotel ZM International de Jijiga donde suelen alojarse trabajadores humanitarios y del desarrollo. Nazer es un ingeniero pakistaní trabajando para una ONG alemana. Ahora vive ,cuando no esta en el campo, en Berlín, pero nació en una aldea a los pies del Himalaya. Creció viendo como un glaciar cercano iba disminuyendo de un año al otro su tamaño. Ahora trabaja ayudando a comunidades rurales a enfrentar los problemas que puedan tener en sus necesidades de agua.

Nazer reitera que el problema del agua es el principal problema en la región por delante de la seguridad, la salud o la educación. Encuestas han mostrado que el 100 % de las comunidade pastoriles en Somalia han situado la sequía como el primer problema que enfrentan seguido por la enfermedad del ganado y la enfermedad humana. Es el mismo resultadso obtenido en la provincia fronteriza de Afar.

Nazer trabaja en la zona de Doolo y Daroor una area fronteriza con Somaliland un tradicional corredor transfronterizo hacia el puerto de Berbera por donde se mueven rebaños en busca de pastos y pozos camino a la exportación a los países del golfo. Son rebaños de los pastoriles ricos que han acumulado suficiente ganado para exportar. Es una minoría. Estudios muestran que hasta el 90% de las familias pastoriles carecen de un mínima cantidad de ganado que les permita sobrevivir. La mayoría de los pastoriles requieren de ayuda alimentaria.

“La sequía esta castigando a las comunidades poniendolas en peligro. Puede que las personas puedan sobrevivir ayudados con comida pero no creo que ocurra lo mismo con sus animales. La sequía prolongada es la muerte del mañana. La falta de lluvia les obliga a moverse pero debilitados por la falta de comida el ganado más vulnerable sucumbe. Los viejos y niños sufren dramáticamente las consecuencias de la inseguridad alimentaria que acompaña a la disminución de rebaños. Cada vez resulta más difícil encontrar pastos y pozos, cada vez más limitados a las orillas de los ríos.”, decía Nazer

 

IMG_1745.jpg

La sequía no el es único problema que enfrentan. Estas comunidades viven la paradoja de que el ganado ha dismminuido pero la población ha aumentado. Somalia-etíope tiene la mayor tasa de fecundidad de Etiopía 7.2 nacimientos por mujer. Es junto a Afar, otra provincia predominantemente pastoril, la que menos anticonceptivos usa. La ecuación más nacimienos y menos muertes aumenta la presión sobre los ya diezmados recursos naturales. La regulación tradicional del tamaño de la población ya no funciona. Puede que tener familias grandes, una idea muy arraigada en la cultura pastoril, fuese un activo para influenciar las decisiones del clan y defender pozos y pastos de otros clanes pero en la situación actual en vez de ayudar a las comunidades, las perjudica. Esto sin considerar el peso que se pone en unas mujeres subordinadas a las viejas necesidades del clan. La poligamia y practicas dañinas contra la mujer como la mutilación genital femenina son la norma.

La respuesta al problema que el gobierno esta dando es la de concentrar a los pastoriles en nuevas comunidades. La mayoría de los pastoriles son trashumantes no nomadas. Suelen tener un hogar y mueven sus rebaños en busca de agua y pastos. El gobierno esta negociando con los viejos de cada clan su permiso para estos nuevos asentamientos planeados en las riberas de los ríos u en otras áreas que no estan totalmente aprovechadas pero hay disponibilidad de agua.(5) Estudios hidrológicos muestran que todavía hay suficiente agua para la relativa escasa población que hay en este vasto territorio donde suele mezclarse el pasto de la típica sabana con matorrales bajos. El problema es que el agua esta concentrada y la falta de lluvia no ayuda a los pastos; como tampoco lo ha hecho la política del gobierno al pastoralismo.(6)

La propuesta actual de las autoridades políticas es invertir alrededor de estas nuevas comunidades asentadas para garantizar con barreras protectoras e irrigación pastos suficientes para alimentar a sus ganados; incluso estas comunidades podrían empezar a cultivar emprendiendo el camino hacia el agropastoralismo y a una economía de mercado más diversificada. Algunas comunidades ya han empezado a hacerlo. En las carreteras se ven pastoriles vendiendo charcol o trabajando de asalariados en la construcción. La concentración permitiría además dar servicios de salud y escolarizar a los niños. Sin ir a la escuela los jóvenes pastoriles no pueden competir con los de las zonas altas que se llevan todos los empleos en Jijiga, Semera u otras ciudades. No tienen futuro como pastoriles pero tampoco como asalariados o pequeños comerciantes bajo el capitalismo.

“Dar solo comida no ayuda a construir una economía autosostenida. Todavía queda agua para poder pensar en construir centros de acumulación de agua donde las comunidades puedan reinventarse productivamente para depender de nuevo de ellos mismos”, decía Nazer quien veía en la ayuda almentaria del WFP un lado perverso al hacer a las comunidades dependientes.

L1007352.jpg

Este periodista no deja de preguntarse si estas politicas de concentración no acabaran por poner la puntilla final a una forma de vida que se ha mantenido durante milenios y que ahora esta herida gravemente por el cambio climático. La esencia del pastoralismo es la movilidad. No hay pastoralismos sin nomadismo. Se mueven con sus rebaños hasta más de 300 kilómetros buscando pozos y pastos. Han logrado forjar una relación de ayuda dentro del clan y fuera del mismo que permite el uso de los recursos en caso de necesidad. Los viejos juegan un rol importante en este sistema de ayuda mutua y reciprocidad. Puede que los nuevos asentamientos salven a las personas del hambre, pero es muy probable que acaben con una forma de vida, el pastoralismo, que ha sobrevivido durante milenios.

*****************

 

L1007329.jpgEra la segunda vez que visitaba el campo de desplazados de Koloji. Esta ubicado a un lado de la carretera que de Harar va Jijiga practicamente en la frontera entre la Somalia-etiope y Oromia. A pesar de que el gobierno esta haciendo todo lo posible para que los desplazados regresen a sus comunidades había más que el año pasado cuando lo visite por primera vez.

Según Abdullah Ahmed el manager del campo había en junio registrados 14.870 familias; calculaba el número de personas en unas 90 mil. Durante 1918 el WFP había abastecido de comida en el campo a una media de 63.904 personas, pero desde comienzos de este año estan alimentado a 77.890 personas. Puede que haya 90 mil personas en el campo porque los desplazados que entreviste pusieron la falta de comida como el primer problema que enfrentan.

El WFP tiene en Etiopia el mayor programa del mundo. Sólo en la Somalia-etíope abastece de grano, frijol, y aceite a más de 300 mil desplazados. En Koloji han acabado tambien dando 210 birr por individuo y mes para evitar que ante la falta de dinero las familias decidan vender parte del grano en mercados locales distorsionando artificialmente los precios.

En la Somalia-etíope había en junuio 1.092.210 desplazados de los cuales 374.262 lo eran a causa del cambio climático. Es decir uno de cada tres. La mayoria en las zonas de Doolo, Shabeele, Nogob, Afder, Sitti, Korahe y Jarar. Pero no es fácil clasificarlos. Un empleado del WFP decía que suelen llegar pastoriles a los campos de desplazados por violencia étnica. Para estas familias las condiciones de vida dentro del campo han llegado a ser mejores que la que tienen fuera a causa de la sequía. Los rebaños se han reducido al extremo que deciden pedir su ingeso en el campo donde saben que al menos tienen garantizada una alimentación básica.

IMG_1725.jpg

En Koloji la mayoría son somalíes que han huído de la violencia étnica desde Oromia pero resulta muy difícil trazar la línea entre violencia etnica y escaez de recursos. La sequía ha golpeado duro en los últimos años. La movilidad de los rebaños se ha acelerado buscando nuevos pastos y pozos a veces en territorios ajenos. El conflicto en Moyale,una zona fronteriza entre la Somalia-etíope y Oromia en la frontera con Kenia, tiene claramente estas características. Puede que un porcentaje importante de los desplazados de Koloji reconocidos como victimas de la violencia étnica sean en parte desplazados por el cambio climático. La escasez de recursos esta apretando el gatillo de los conflictos. El cambio climatico se esta convirtiendo en la mano invisible de los desplazados en las tierras bajas del Cuerno de Africa.

Pies de página
(1) La mayoría de los científicos estan de acuerdo de que el cambio climático esta contribuyendo a elevar la temperatura y a crear en ciertos lugares períodos de sequías que secan la vegetación y los pozos de agua. La consecuencia será un aumento de los desastres relacionados con el clima entre ellos la destruccion de cosechas y la muerte de ganado. En Etiopía este proceso es ya evidente en las zonas bajas. Un reciente informe de Banco Mundial Groundswell—Preparing for Internal Climate Migration, prevee que en las próximas décadas haya más de 143 millones de migrantes climáticos en el Mundo. 
(2) Muchos de los datos usados en este artículo han sido obtenidos en Pastoral Development in Ethiopia Trends and The Way Forward, Esayas Nigatu Gebremeskel, Solomon Desta, Girma K. Kassa, International Bank for Reconstruction and Development/World Bank, Washington, 2019
(3) Hay evidencia arqueológica de que grupos pastoriles nomadas habitaban este territorio hace 5000 años. En las montañas de Somaliland hay pinturas rupestres de esa época. Hay dibujos de vacas sin joroba. Las pocas que hay hoy la tienen. Ahora los pastores tienen sobre todo rebaños de camellos, cabras y ovejas como resultado de los cambios ecológicos.
(4)  En estas zonas las vacas predominan. El principal problema que enfrentan no es el agua sino enfermedades del ganado traídos por migraciones transfronterizas de rebaños provenientes de Sudán principalmente por los Fellata pastoriles, y de Sudán del Sur principalmente de los Nuers.
(5) En Somalia hay tres grandes rios Wabeshebele, Genale, y Weybe que vienen de las zonas altas. Son usados para irrigacion, pasto y abrebadero. Estudios hidrólogicos muestran que todavía hay agua no utilizada en las riberas de los ríos.
(6) Los pastoriles vienen sufriendo desde hace décadas la política de desarrollo del gobierno. La idea que los políticos tienen es que usan demasíado territorio para los pocos que son. Nunca ha sido un objetivo político mantener esta milenaria forma de vida viva. En realidad ven su movilidad por un amplio territorio como un estorbo. Primero optaron por desarrollar macro proyectos (usaron cientos de miles de hectáreas de territorio pastoril) sin siquiera tener en cuenta su opinión. Los derechos comunales pastoriles fueron violados. Son notorias las plantaciones de azucar y las presas sobre el río Omo que han afectado negativamente a la movilidad de los rebaños del sur en busca de pastos en los alrededores del lago Turcana en la frontera con Kenia. En Afar se construyó una presa en el rio Awash para cultivar algodón y azucar en territorio pastoril. La azucarera esta ahora sin funcionamiento por la oposición de la pobalción. En la Somalia-etiope se ha comenzado la extracción de gas y petróleo. Hay muy poca información como afecta a los escaso recursos acuíferos de la región.

Este artículo ha sido publicado en https://www.elviejotopo.com/revista/el-viejo-topo-num-381-octubre-2019/

Esta entrada fue publicada en Africa, cambio climático, cuerno de africa, desplazados, Etíopia, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s